Moray



Los restos arqueológicos de Moray se encuentran ubicados a 7 kilómetros del pueblo de Maras, en el Valle Sagrado de los Incas, a 38 km al noroeste del Cuzco.

Es posible llegar a Moray a través del camino que parte del pueblo o directamente desde un desvío de la carretera principal.

Moray es palabra quechua y nombra a un sector ocupado por las comunidades campesinas de Misminay y Kacllaraccay.

Las unidades circulares de Moray están conformadas por andenes a manera de anillos concéntricos, cada círculo comprende una terraza que se superpone a otra, formando círculos que van ampliándose y se puede acceder de uno a otro escalando piedras salientes (sarunas), enclavadas en la pared.

Moray era posiblemente un centro de investigación agrícola incaico donde se llevaron a cabo experimentos de cultivos a diferentes alturas, la disposición de sus andenes produce un gradiente de microclimas, teniendo en el centro de los andenes circulares concéntricos una temperatura más alta y reduciéndose gradualmente hacia el exterior a temperaturas más bajas, pudiendo de esta forma simular hasta 20 diferentes tipos de microclimas.



Se cree que Moray pudo haber servido como modelo para el cálculo de la producción agrícola no solo del Valle Sagrado de los Incas sino también de diferentes partes del Tahuantinsuyo.

Los microclimas de las terrazas o andenes que rodean el embudo más grande, llamado Qechuyoq, se distribuyen en sectores de cuatro niveles contiguos, cada sector con características micro climáticas propias.

Los cuatro andenes inferiores son más húmedos y tienen temperaturas de suelo bajas debido a la mayor evapotranspiración del agua, los suelos de los andenes del Sector II tienen temperaturas anuales promedios de 2° o 3°C mayores y los del Sector III tienen temperaturas que pueden ser mayores o menores de acuerdo con la variación en la exposición solar en el curso de las estaciones del año.

Los meses de mayor diferenciación micro climática son los de la estación seca, como mayo, junio y julio y la del sembrío que va de agosto, setiembre, octubre hasta noviembre.

Diversas teorías explican el uso de Moray en la época incaica, según el historiador Edward Ranney, los incas utilizaron las terrazas de Moray como un lugar para agricultura especial, quizá para el desarrollo de su cultivo más preciado que fue la hoja de coca, así mismo John Earls sostiene haber descubierto piedras verticales en las terrazas, las mismas que marcarían los límites de las sombras del atardecer durante los equinoccios y solsticios.

Earls concluye que cada terraza en Moray reproduce las condiciones climáticas de diferentes zonas ecológicas del imperio incaico, y debido a su posición abrigada, cada uno de estos andenes representa aproximadamente mil metros de altitud en condiciones normales de labranza, en su totalidad, el complejo contendría veinte o más zonas ecológicas a escala.